A diferencia de una conferencia, una charla está pensada para un grupo de personas más reducido y puede realizarse de forma aislada o formar parte de un programa o una jornada sobre una temática relacionada con la participación de más ponentes. La charla suele ser más corta y ligera que una conferencia y permite una mayor interacción. Está concebida como una sesión de sensibilización y es una fórmula perfecta para tomar contacto con todo lo que la inteligencia emocional puede jugar a nuestro favor con las herramientas que ya tenemos de serie. Un excelente punto de partida para que tú y tu equipo podáis tomar conciencia de cómo una mejor gestión de las emociones puede ayudaros en vuestro día a día. ¿PARA QUIEN SON MIS CHARLAS?
Mis charlas, tanto en España como en Latinoamérica, están orientas a grupos de 14 personas como mínimo y 100 como máximo para permitir una mejor interacción: • Empresas y equipos • Administraciones públicas • Organismos • Asociaciones

Copyright 2017. Todos los derechos reservados.

CONTACTO